Este jueves en el Centro Comercial Gran Plaza San Antonio se llevó a cabo la programación especial del San pedro en Pitalito dedicada a la población infantil, con el fin de promover el rescate de las tradiciones folclóricas y culturales del departamento del Huila.

En las horas de la mañana se realizó el primer evento denominado Upa Caballo Mocho una idea originaria de la señora Edith Vargas Muñoz, en el que participaron delegaciones de los colegios San Juan de Laboyos, el mundo de los niños, Liceo Freire y la escuela Nelson Carvajal una de las sedes de la Institución Educativa Nacional.

Los padres de familia, docentes y niños disfrutaron las diferentes muestras folclóricas puestas en escena por los niños Laboyanos, además como un homenaje a la identidad equina de Pitalito, los menores con caballitos de palo elaborados por ellos mismos y sus familias participaron de una cabalgata que recorrió las instalaciones del Centro Comercial Gran Plaza San Antonio, lugar donde se cumplió el evento sampedrino.

Por su parte El Instituto de Cultura, Recreación y Deporte entregó premiación a los niños que se destacaron en el concurso que mediante modalidades se desarrolló por las habilidades de los niños en el manejo de los caballos de palo.

De otra parte, en horas de la tarde por las principales calles de Pitalito se cumplió el desfile Encuentro Infantil Municipal del Sanjuanero Huilense del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, en el que se vincularon los diferentes operadores del ICBF como; hogar Infantil Pitalito, fundesarrollo, Funspaz, funcamino, Avoss, Hogar Infantil el Viso, Corporación caminar hacia el futuro, Liceo Leonardo D Vince, Hogar Infantil creciendo, corporación Cidemos, Corhuellas, Generaciones con Bienestar y desde luego el ICBF Centro Zonal Pitalito.

En las carrozas se le rindió homenaje a Pitalito por su bicentenario con temas alusivos a la identidad cultural del municipio a través de su historia en estos 200 años.

Finalmente, en el Coliseo Cubierto de Deportes y espectáculos cerca de 40 parejas infantiles bailaron al ritmo del sanjuanero huilense, con su alegría, magia y naturalidad, que encantó al público presente.